Posts Tagged ‘colombia’

Perro come perro: el más reciente ladrido del cine nacional.

// mayo 1st, 2008 // 1 Comment » // cine, reseña

Asistí, en una sala medio vacía, (o medio llena, como los vasos) a una función de el más reciente lanzamiento cinematográfico colombiano: la muy caleña “Perro come Perro“.

La verdad es que debo decir que la película me impresionó muy positivamente y que me llena de emoción esta nueva generación de cine colombiano que hace estas películas tan llenas de vida y de detalles. Se trata en realidad de una obra de mucho nivel. Al punto que resulta superfluo destacar sus aspectos técnicos, ya que son muy bien logrados. La fotografía nos lleva a un Cali muy caluroso, rayando con lo infernal, con interiores que parecen sudar y exteriores brillantes y contrastados. El sonido está muy bien armado, y logra crear la sensación de desesperación de aquel teléfono que timbra una y otra vez preguntando por una tal Adela Londoño (a quien dicen los rumores haber visto en facebook), ni hablar de la divertidisima banda sonora (me he bajado todos los tracks que han soltado por favor suelten más), o de la dirección de arte que va desde el asqueroso hotel el Corso hasta los atemorizantes hechizos de Iris (ahora mi mayor temor seria encontrarme una foto mia con un cienpies caminando por encima).

Pero lo mejor es el humor negro oscuro y ácido (valga la redundancia) que abunda en el guión y que se deja ver a lo largo de toda la película. Frases como “Por eso es que tiene ese tanque lleno de huecos” o “No vas a matar este también que no nos quedan más mellizos” resultan hilarantes en medio de su espléndida crueldad. Y además, las relaciones entre personajes: excelentes las escenas del orejon presionando a la bruja Iris por resultados al mejor estilo de un jefe de oficina presionando sus empleados…. y la relación de amor odio que se teje entre los dos protagonistas (si estos antiheroes son los protagonistas) Peñaranda y Benitez, al no soportarse pero necesitarse mutuamente.

Y que decir de las actuaciones, comenzando por el fallecido Blas Jaramillo que nos dejó a los espectadores una verdadera joya de la actuación como regalo póstumo. El Orejón es, a mi juicio, el más malévolo y tenebroso villano que ha producido nuestra cinematografía nacional. Un personaje que produce al tiempo satisfacción de disfrutarlo y nostalgia de saber que no veremos más de la obra de este que sin duda se ha convertido en uno de los actores de culto para los cinéfilos colombianos. Y con él, el resto del elenco… del cual no me puedo quejar; no en vano les han sido concedidos los premios y las distinciones que se les han concedido y als que les faltan aún.

Cabe tener en cuenta que esta es el siguiente proyecto de largometraje de Dynamo, después de Satanás (que tambien me gustó y me asustó) y que va consolidando una filmografía excelente, si bien tenebrosa, para el parche de Dynamo. Aunque según me he enterado, Nochebuena, que se encuentra en producción, no es tan siniestra como las dos anteriores. Habrá que esperar a ver.

En conclusión, el que no haya visto Perro come Perro tiene que ir a verla… y el que ya la vio, pues hizo bien la vuelta. Muy muy recomendada.

Mis respetos a don Carlos Moreno por una ópera prima realmente muy lograda. Mi único pesar es no haber participado directamente en la película (que si hizo como asistente de direccion, si no me equivoco, mi amigo de la U. Oscar Ruiz, el caleño, a quien felicito y envidio por eso ;). Pero eso se soluciona fácil si logro trabajar en alguna otra. Jeje.

Por la cultura digital en Colombia.

// abril 20th, 2008 // No Comments » // la vida, noticia, política (lo siento)

Pues vale, la mayoría probablemente ya esté enterada de todo el debate en torno al documento CONPES con el cual se define la politica de propiedad intelectual a seguir en Colombia. Pues en breve, parece que no se esan tomando en cuenta las nuevas alternativas de propiedad intelectual como Creative Commons, copyleft y demás posibilidades (de las cuales me declaro fanático furioso). ¿Queremos vivir en un país que decide cerrar los ojos a estas alternativas? ¿Nos interesa que el acto de compartir sea igual (legalmente hablando) al de piratear?

Pues se puede firmar para declarar nuestra inconformidad… así que todo aquel que no lo haya hecho, péguese una leída a alguno de estos artículos y si quiere ayudar a cambiar las cosas para que nuestras leyes de propiedad intelectual esten más acorde a los tiempos en que vivimos, firme el documento online que se encuentra aca.

De marchas y manifestaciones.

// febrero 4th, 2008 // No Comments » // escritura, la vida, política (lo siento)

Hoy las noticias de nuestro pais hablan todo el tiempo de lo mismo. Eso suele suceder aca y supongo que también en muchos otros países. El tema esta vez es la marcha contra las FARC que se lleva a cabo en Colombia y muchas otras ciudades del mundo.
No se habla de nada más. Miles de personas vestidas de blanco (o negro como Antanas) caminan por las calles de esta ciudad (y muchas otras) manifestando su rechazo al secuestro como método adoptado por las Farc, y a las mismas Farc por el sufrimiento que le han causado al país.

En un país donde normalmente no se ven este tipo de manifestaciones públicas definitivamente hay que reconocer que es importante que esto suceda. La mayoría de personas que salen a marchar lo hacen de corazón, poque de verdad estamos cansados de esta guerra, porque de verdad creen que algo va a cambiar.

Tristemente, debo admitir que no soy tan optimista. Lo unico que lograremos es trasmitirle al mundo con claridad que el llamado “ejercito del pueblo”, las Farc, no es del pueblo, no creo que se logre más que eso. El sentir aca en Colombia no es el de que ellos son unos luchadores justicieros en camino a liberar nuestro pais y hacerlo mejor. Tal vez en algun momento de la historia fuera asi (y seguramente lo fue, pero no lo recuerdo así desde que existo), pero en realidad los ideales que en teoría mueven a ese grupo hace mucho tiempo son invisibles, insignificantes.

Hay que decir que a las Farc seguramente no las van a conmover ni esta ni ninguna marcha. No creo que les importe ni siquiera cuestionarse si este rechazo los desautoriza o no como defensores de los desposeídos en Colombia. Ellos no cambiarán su posición, ni cederán un ápice. A Uribe y los entes oficiales les sirve apoyar la marcha, pararse al lado del pueblo para que parezca que es el pueblo quien se para junto a ellos, pero tampoco variarán en lo más mínimo su posición. A Chavez (porque hay muchos que marchan contra Chavez), tampoco le va a afectar que marchemos o no marchemos. Y en fin, miles de tintes tiñen esta marcha que supuestamente es blanca, pero que en el fondo no puede serlo.

Así como no es tan blanca la cosa, también es cierto que en esta guerra no hay héroes y villanos simplemente. Así como las farc no son héroes, no lo son tampoco sus oponentes, los paramilitares, aunque hayan protagonizado una bella y compleja farsa de desmovilización, y tampoco lo son las fuerzas armadas del estado, ni lo es el gobierno mismo. No tenemos facciones de héroes, hay unos pocos héroes sueltos desperdigados en medio de este caos. Pero esa idea maniqueísta de buenos y malos es un discurso que nos venden para controlarnos, para enfocar nuestra energía y canalizarla en una dirección. Es un mecanismo de control, probablemente encaminado a sostener una crisis interminable, a justificar la guerra y el enfrentamiento en el cual los colombianos hace mucho solo participamos como muertos y peones.

Y ese es mi dolor más profundo: la manera como esta marcha, que nació espontaneamente y a la cual la mayoría asiste de corazón, se Intenta convertir también en un mecanismo de control, un modo inocuo y sin resultados de enfocar la furia y el dolor de la gente, de darle salida. Una manera aséptica y controlada de permitir a la gente desahogarse y así evitar que suceda algo que de verdad cambie las cosas. Marchen hoy, olviden mañana. Y a pesar de las lindas imágenes en los noticieros, y la profunda indignación del ciudadano de a pie, nada cambia. Y la guerra sigue solo por el dinero que mueve, y los intereses que oculta.

Peri que quede claro: No estoy en contra de la marcha en sí, me parece positivo que pase algo. Que por fin pase algo. Lo que pienso es que no es suficiente y que no se puede abandonar el espíritu crítico. Las marchas sirven para reivindicar los derechos de los pensionados, para que los sindicatos consigan concesiones del frio establecimiento. Acá la crisis es muchísimo más grave, y las acciones a tomar deberían ser muchísimo más drásticas. No basta con ponerse una camiseta y salir un rato, este país debería detenerse. Detenerse totalmente, perjudicando poderes económicos y militares, tanto legales como ilegales de diversos calibres. Deberíamos purgar nuestro gobierno TOTALMENTE, y ponerlo en manos de cada ciudadano, y de cada habitante. Una simple marcha parece un pañito de agua tibia cuando un Gandhi y su desobediencia civil se parece más a lo que necesitamos.

Pero que le vamos a hacer, es lo que hay y es mejor que nada. Eso sin duda.

Hoy rechazamos a la guerrilla que ha perdido su supuesto ideal y solo ofrece muerte y miedo. Está bien, pero eso hay que rechazarlo todos los días no solo hoy, y hay que rechazarlo de igual manera (o mayor) cuando no proviene del monte sino del capitolio, o de la estación de policía. Lo que hay que tener claro es que estar en contra del secuestro, de la violencia y de cualquier grupo que los use como herramienta no es automáticamente apoyar la maquina de guerra que se le opone (¿se le opone? ¿o lo alimenta?). Y que no apoyar esa máquina de guerra tampoco es automáticamente estar de lado de los “bandoleros asesinos”. Hay que tener una mente clara, y ser capaces SIEMPRE de hacer preguntas.

Hay que manifestarse y preguntar, pero no podemos permitir que un espíritu belicista y guerrerista nos lleve a más violencia cuando lo que queremos es menos. El problema acá en Colombia es tan grave que nada de lo que suceda debe tomarse a la ligera. Hay que marchar y manifestarse, pero hay que tener bien claro qué estamos apoyando y en que punto nuestras ansias de paz las convierten en gasolina de guerra.

Ojo ahi.

Gathacol.net