Archive for junio, 2007

Vi el Diablo (o Cómo temerle a tus Pegatines)

// junio 24th, 2007 // 2 Comments » // cine, reseña

Es indispensable escribir acerca de el más reciente hito de la cinematografía nacional. Se trata de Satanás. La vi hace poco. Y debo decir que mi relación con Satanás, la película, es compleja.

Para empezar hay que decir que esta no es una de esas películas que uno ve y ya. No, es película con secuelas; de las que quedan zumbando detrás de la oreja, dentro del cráneo. Pero es que no era para menos: si se hace una película y se le titula Satanás, ya con solo eso hay una ambición gigante. Se está usando el nombre de la encarnación misma del mal… del demonio… el angel caído…. No es para tomársela a la ligera, ni siquiera el título lo es.

Digo que mi relación es compleja porque de alguna manera me he sentido cercano al proceso de Satanás. Aunque no he formado parte directamente del mismo en ningún momento. Mis amigos han tenido que ver con esa película, las personas más cercanas a mí se encuentran involucradas en diferentes partes de todo lo que significa hacer esa película y ponerla a rodar por el mundo. De manera que ha sido para mi como la amiga de un amigo. Alguien de quien te hablan un montón y no has visto. Pero más que eso paso a ser como si además fuera la amiga de un montón de amigos, y que a pesar de que no la conoces quieres que triunfe y le vaya muy bien en la vida. Luego sacaron los stickers y mi computador y el ambiente que me rodea se cubrieron de referencias a esa película que cada vez tenía más ganas de ver.

De hecho fui invitado a una función temprana de la película. Desafortunadamente, por cosas de la vida recibí tarde la invitación, y no pude asistir aunque me hubiese encantado hacerlo. Así que me prometí que iría cuando esuviera en cartelera.

Asi que una noche, hable con M y me la llevé a ver la peli esa que me tenía tan curioso. A ver que era la vaina. Y entonces, el shock.

Satanás no es una película amable. No es amigable con el espectador. Es de esas películas que ves y sufres. Que se acaban y te queda un regusto amargo en el corazón. Construye un mundo donde se destacan los lados más oscuros del ser humano. Te hace ver porque una persona podría llegar a quere a matar otra muchas indiscriminadamente y sin piedad. De alguna manera te mete en la cabeza de Campo Elías o Eliseo o seguramente casi cualquiera de los asesinos que pierden el control y se llevan con ellos tantas personas como pueden.

Pero hay que verla. Sin lugar a dudas. No solamente es raro ver una película que le mueva a uno las tripas, sino aún más que esta sea colombiana. Y muy pocas veces hemos visto una película tan sombría, tan profunda, y tan aterradoramente colombiana. Donde cada parte del horror es tan conocida tan cercana… tan cotidiana.

Por otro lado no s epuede dejar de mencionar algo que ha diferenciado a esta película de otras producciones anteriores… Por lo menos yo no recuerdo haber visto una producción que le pusiera tanto empeño y dedicación a divulgar su película. Y aún menos, que se dedicara de una manera tan decidida a montar toda una estrategia web para lograrlo. El blog de Satanas es muy movido, y se han movido tanto que han liberado escritorios, musica, iconos y ahora hasta videocasts. Es sin duda una película que se ha sabido mover para generarse lo que los expertos en el tema llamarían “buzz”. Mis felicitaciones a la gente  de Dynamo, responsable de que Satanás sea amable, simpática y compartida por fuera de la sala de cine. Y de que adentro sea pura angustia.

Entonces, esa amiga que tanto quería conocer me horrorizó. Me gustó mucho, como aficionado al cine. Es decir, a nivel técnico se trata de un filme intachable. El sonido es impresionante, la fotografía y en general todas esa casillas que uno evalúa cuando quiere decidir si una pelicula esta buena o si no tanto. Pero además de eso tiene una casilla extra que normalmente no esta dibujada.. es que te toca en el alma. A mi me maltrató, me retorció las entrañas. En más de una escena quise mirar en otra dirección, pero al tiempo me sentía terriblemente identificado con lo que sucedía en la pantalla.

Ahora veo los stickers y me siento como viendo la foto de una amiga que me traicionó. Pero igual la adoro. Me hizo mucho daño, porque me entró derechito al alma, pero vale la pena verla y preguntarse qué tanto de Satanás hay en nuestras vidas, que tan cerca estamos de volvernos eso. ¿Que distancia hay entre lo que sucede en esa pantalla y en nuestras propias vidas?¿Como estremecerse con solo ver un pegatín?

Gathacol.net