My Writings. My Thoughts.

>

The thing about girls

// septiembre 3rd, 2010 // No Comments » // escritura, ficcion, la vida // escritura, ficcion, la vida

That’s the thing about girls. Every time they do something pretty, even if they’re not much to look at, or even if they’re sort of stupid, you fall half in love with them, and then you never know where the hell you are. Girls. Jesus Christ. They can drive you crazy. They really can.

Tomado de The Catcher in the Rye, que ando leyendo ultimamente.

El mono en la Cabra

// agosto 26th, 2010 // No Comments » // cienciaficcion, humor, la vida // cienciaficcion, humor, la vida

Encontré esta imagen a traves de BoingBoing. Por algún motivo no puedo sacarla de mi cabeza, me produce una sensación muy extraña y muy profunda.
Ojalá la disfruten como yo.

How to be Alone

// agosto 20th, 2010 // No Comments » // la vida, video // la vida, video

Encontré por casualidad este video-poema sencillo y bello. Dice cosas que vale la pena no olvidar. Esta en ingles, pero se entiende fácil.

Voluntario

// agosto 16th, 2010 // 1 Comment » // escritura, ficcion, mio // escritura, ficcion, mio

Los observo a todos ellos, apretados en sus medios de transporte masivos. Casi no pueden respirar. Se dirigen probablemente a sus hogares. Lo sé por la hora.
Deben estar regresando a casa. Se les ve agotados, malhumorados, hambrientos. Antes habría estado ahi. Antes habria creido que iba para algun lado.

Ahora, en cambio, viajo con lujos. En mi gigantesca limusina hay toda la comida que puedo desear, suena música celestial en los parlantes de alta definición y mi “amiga” (cuyo nombre de nuevo he olvidado), voluntaria como yo, duerme plácidamente tras haber bebido un vino que superó todas mis expectativas en cuanto a licores se refiere. Aún tenemos queso de sobra y varios embutidos traídos de lugares exóticos del mundo.

Soy un voluntario, y este tipo de beneficios son una de las razones para hacerse voluntario: Te dan todo lo que pidas. TODO. Comida, dinero, viajes, sexo, drogas, lo que sea. Te dan la posibilidad de realizar tu sueños más alocados. Todo con un solo compromiso: al final te mueres. Mueres voluntariamente. Entregas tu vida por el bien comun.

Durante muchos años, la gente se sentia muy ecológica preocupándose por cosas como el calentamiento global, las emisiones de gases, las especies en via de extincion, los hielos polares, el manejo de las basuras, las fuentes de energía… Habia organizaciones completas dedicadas a luchar por cambios en esos aspectos. Y hasta llegaron a lograr algunas cosas, a decir verdad.
Pero por mucho que lograran, los cambios siempre fueron mínimos: un poquito menos de basura en cierto lugar, una fabrica cerrada que ya no contaminaria el aire o unos rios, una especie o dos de pajaros que tardaria una década mas en morir.
Siempre cometimos el mismo viejo error humano de ignorar lo esencial para concentrarnos en los detalles.

Hasta que apareció el Voluntariado.

No fue fácil ni popular, pero un buen dia el Dr. Kavk formuló su teoría que cambiaría todo. En realidad, vista hacia atrás, parece la idea más obvia de la historia. No puede uno entender cómo es posible que hasta él, nadie lo hubiese dicho claramente. Pero así fue, nadie lo dijo. Nadie lo pensó tal vez. Y la formulación no podria haber sido más sencilla: “Somos demasiados, debemos ser menos.”

Lo cual era francamente hilarante, si me preguntan a mi. La humanidad llevaba tal vez milenios intentando sobrevivir más y mejor. Haciendo que la expectativa de vida aumentara, que los bebés no se murieran, que las madres embarazadas sobrevivieran, que las enfermedades fueran cada vez menos letales. Y eso si que lo logramos como especie.
Es cierto, en algunas regiones lo logramos más que en otras, pero de todas maneras las curvas de población subieron y subieron. Exponencialmente, en muchos casos.
Y de repente, nuestro éxito fue nuestro mayor problema.
Éramos tantos que producíamos demasiada basura, consumíamos demasiados recursos, no cabíamos en nuestro agotado planeta.

“Somos demasiados, debemos ser menos.”

Realmente era díficil estar en desacuerdo con que eramos demasiados humanos. Pero era practicamente imposible decidir una manera justa de que fueramos menos.

Genocidio, racismo, asesinato, discriminacion, así lo llamaron al comienzo.

¿Cómo escoger aquellos que morirían? ¿Quienes tenian la autoridad de decretar la muerte de otros? ¿Cómo evitar que la necesaria eliminación de individuos fuera percibida como un acto de crueldad o venganza?
Teorias extravagantes y discriminatorias empezaron a discutirse y fueron apoyadas por muchos, y rechazadas por aun más.
La voluntaria dormida en el sillon de la limusina se movió en sus sueños. Estiró su larga y bien torneada pierna en mi dirección, mientras murmuraba algo sin despertar.
No se a quien se le ocurrio lo de los voluntarios. Pero al final, fue la única salida razonable. Y eso no quiere decir que no haya quien se le oponga, que los hay por montones.

La idea va algo así:

En el mundo siempre habrá descontentos. Siempre hay alguien aburrido, triste o desencantado. Siempre hay alguien que no tiene muchas ganas de seguir. Los motivos son tan variados como las personas. Enfermedades, deudas, decepciones amorosas, simple soledad. Siempre hay alguien con ganas de morir.
Lo que hicimos fue sencillamente recompensar esas ganas, estimularlas, si se quiere.
Ya no te suicidas a escondidas y en silencio, ya no es vergonzoso querer morir.
Ahora eres un héroe. Un mártir. Te sacrificas por el frágil equilibrio que intentamos mantener.
Y entonces, en agradecimiento… tus ultimas 24 horas son tu sueño realizado.

Así siempre hay muchos, esperando con ansias el momento de las convocatorias. Tenemos cientificos midiendo constantemente productividad contra consumo y recomendando los numeros apropiados de ajuste poblacional. Esto es posible hacerlo con gran precisión y incluso puede ser zonificado. Puedes saber en que lugares del mundo la densidad es demasiado alta y de repente organizar una convocatoria, abres unos cupos para voluntarios y en muy poco tiempo habrán filas y filas de humanos esperando ser seleccionados. Buscando la salida fácil, por no decir placentera.
Lo mejor de todo es que algunos, aunque no sean seleccionados como voluntarios, de todas maneras se matarán. Y de esta manera la ganancia siempre es mayor de la esperada.

Yo, por ejemplo, siempre quise ser una estrella de rock. Quise tener una banda y tocar música que los enloqueciera a todos. Viajar por el mundo rodeado de lujos y excesos.

Pero no pude.  Quienes me conocen sabran que no soy especialmente talentoso. Puedo hacer sonar decentemente una guitarra y una bateria. Escribí unas cuantas canciones, la mayoria de las cuales nadie fuera de la banda ha oido (ni oirá, ahora que lo pienso).
Y luego desistí.
No pude ganar dinero tocando. Mi banda se disolvió, muchos dicen que por mi culpa.. pero eso en realidad ya no importa.
El asunto fue que poco a poco se fue creando un foso insalvable entre mi y el resto del mundo. Probablemente producto de la decepción que me produje a mi mismo. Y, aunque es cierto que siempre tienes a tu familia, también es verdad que cada dia ellos tienen menos idea de lo que piensas y lo que sea que te esta pasando. Y que se cansan. Todos nos cansamos.
Así que pasaron un par de años en los cuales choqué contra muchos muros, donde probé varios caminos, donde hice llamadas, busqué empleos, intenté amores.
Sobra decir que nada de esto rindió frutos.
Con el corazón un poco roto y las ganas perdidas me hice voluntario. Y en cuestión de unas horas todo esto habrá terminado para siempre y mi mejor aporte a la humanidad será dejar de consumir algunos preciosos recursos por el resto de la historia. Por siempre.

Tuve 24 horas gloriosas. Destrocé la habitación de un hotel y bebí tanto alcohol que a duras penas puedo teclear en este aparato. Mis recuerdos son difusos, pero suficientes para esta sensación suave de satisfacción que será mi último recuerdo del mundo.

Seré un héroe.

el centro

// julio 26th, 2010 // No Comments » // escritura, la vida, mio // escritura, la vida, mio

un poco de paz adentro

y asi pasa el tiempo… creces sin darte cuenta y nadie resuelve las preguntas que pensabas que todos los adultos tenian resueltas. Creces y todos tus amigos de repente estan teniendo hijos y casándose mientras tu te preguntas si vas a algun lado con tu vida o si vale la pena desde algun punto de vista lo que has hecho de ella.

A ratos estas bien y otras veces estas mal, la mayor parte del tiempo estas realmente solo con tus ideas. Encerrado en ese espacio infinito reducido que habitas en lo que puede ser tu cerebro o tu alma o ambas cosas.

Tienes cosas que decir? Tienes alguien que quiera escucharte? Tienes una razon? Tienes un motivo para moverte al siguiente nivel? seras capaz de inventarte una vez más lo que quieres ser, lo que buscas y lo que sueñas?

……

Gathacol.net